ray 400x400 e1636732168302

Abogado de profesión, es trader profesional, gestor de fondos y educador. Con más de 30 años de experiencia, ha conseguido mantener un track record continuado con una tasa de retorno anual del 39%. Es autor del libro “The Nature of Trends” y escribe regularmente para revistas como Your Trading Edge Magazine, Business Times y Smart Investor.
Ray Barros / tradingsuccess.com

 

Como traders, dedicamos mucho tiempo a buscar más conocimientos sobre los mercados, conocimientos que nos proporcionarán un valor añadido, algo que nos llevará a una mayor ventaja.

Pero hay un área que la mayoría de nosotros tendemos a pasar por alto cuando buscamos esa ventaja; de hecho, por lo general, cuando lo presento en mis conferencias, puedo ver a la audiencia aburrirse y casi puedo escuchar a la audiencia pensar: “¡termina ya con este tema! ¡Quiero que nos cuentes otras cosas más interesantes! Bueno amigos, “esto es lo interesante”.

Y el tema es (redoble de tambores, por favor …): Un mejor proceso de toma de decisiones.

Si reflexiona sobre esto, verá por qué es tan importante para el trading y para la vida. La calidad de nuestro trading y de nuestra vida depende en última instancia de nuestras acciones y nuestras acciones son un subproducto de nuestras decisiones.

Entonces, ¿en qué se basa un proceso de toma de decisiones más sólido? Finanzas conductuales? ¿Lógica? ¿Pensamiento creativo?

Ninguna de las anteriores. Necesitamos ir más allá de las finanzas conductuales; Hace un gran trabajo para identificar los sesgos para tomar mejores decisiones, pero algunos han opinado que debido a que nunca podemos eliminar por completo nuestros sesgos, estamos condenados a tomar malas decisiones. ¿La pregunta es “malas” en comparación con qué? Es como decir que, porque no somos campeones de “trading”, estamos condenados a ser simplemente “buenos” traders. ¿Entonces?

No me considero particularmente talentoso en el ámbito del trading, ni un campeón de ninguna manera; pero eso no me ha impedido ganarme la vida mejor de lo que probablemente podría haber hecho con cualquier otra profesión y ciertamente mejor que la que me hubiera ganado con la abogacía.

De manera similar, incluso si nunca eliminamos por completo las barreras psicológicas para una toma de decisiones sólida, esto no significa que no debamos tratar de tomar la mejor decisión posible dadas las circunstancias. Y esto implica buscar formas de mejorar el proceso.

Por suerte para nosotros, en los últimos años se han realizado nuevos descubrimientos que nos llevan a pensar mejor. Un descubrimiento: las mejores decisiones provienen de una síntesis entre el cerebro derecho e izquierdo. Recientemente se descubrió que un proceso uniforme consiste en alternar entre la actividad del cerebro derecho e izquierdo. Desde que leí sobre la teoría, modifiqué mi proceso de toma de decisiones para incorporar esta idea. Es demasiado pronto para informar si ha habido un impacto en los resultados, pero ciertamente se siente más cómodo.

Mi anterior proceso de toma de decisiones comenzó con el pensamiento del “flujo de conciencia” del cerebro derecho. Comenzaría con el gráfico de oscilación mensual de 12 períodos (tendencia anual, 12-M) y avanzaría hasta el gráfico de oscilación diario de 18 períodos (tendencia mensual, 18-d). El propósito de este paso fue buscar la pregunta / preguntas críticas relacionadas con un instrumento. Por ejemplo en día cualquiera, las preguntas críticas para mí podrían ser:

  1. Si el mínimo de 1438,53 marca el final de la corrección.
  2. Si no es así, si el final de la Zona marca el final de la corrección (Para aquellos que han leído Nature of Trends, esta es la Zona de Compra Primaria marcada por 1555.9 y 1370.6).
  3. Si el máximo de 1576,1 identificó un cambio de impulso ascendente de 13 w en el patrón de tendencia o una corrección irregular.

Usando las diversas herramientas a mi disposición, buscaría las respuestas usando mi cerebro izquierdo. El resultado de este proceso sería una estrategia (compra / venta) y tácticas (estrategias de zona, entrada y salida). El paso final sería revisar la decisión con mi lista de verificación de Behavioual Finance para asegurarme de que no estaba cometiendo un simple error al pensar, por ejemplo, anclar un precio de salida.

Acabo de describir el proceso anterior. Hace tiempo leí “Think Better” de Tim Hurson y adopté su modelo. Creo que es superior al que estaba usando. Les contaré en breve sobre esto.