Ed Yardeni e1525958722675

El Dr. Ed Yardeni es una de las principales voces de LinkedIn en economía y finanzas. Colaborador habitual de los principales medios internacionales, actualmente dirige Yardeni Research una firma de consultoría que ofrece estrategias de inversión global, análisis y recomendaciones a clientes institucionales. Es autor de los libros “Predicting the Markets: A Professional Autobiography” y “Fed Watching for Fun & Profit”.
Dr. Ed Yardeni / Yardeni Research

 

Nuestro escenario económico para 2020 se basa en la idea de que la escasez crónica de mano de obra, especialmente de trabajadores calificados, hará que las empresas aumenten la productividad de la fuerza laboral disponible. Los avances tecnológicos permitirán este impulso y este, de hecho, debería ser espectacular. En consecuencia, esperamos un auge del crecimiento de la productividad durante la década actual. Bien puede ser que el auge que comenzó a finales de 2015, que fue interrumpido por la pandemia ahora esté progresando nuevamente. De hecho, los aumentos de productividad del año pasado fueron increíbles. Este año comienza con la promesa de más ganancias. Pensemos en lo siguiente:

(1) Matemáticas del PIB. Desde una perspectiva del lado de la oferta, las matemáticas para calcular la tasa de crecimiento potencial del PIB real son muy simples. Es igual a la tasa de crecimiento de la fuerza laboral más la tasa de crecimiento de la productividad. Para rastrear las tendencias subyacentes en esta relación, Debbie y yo monitoreamos los cambios porcentuales anuales en el promedio de cinco años del PIB real, la fuerza laboral civil y la productividad (Figura 1). En los últimos cinco años, hasta el cuarto trimestre de 2023, el PIB real aumentó un 2,1% a tasa anual, la fuerza laboral aumentó solo un 0,6% y la productividad aumentó un 1,5%.

image

Durante los seis años restantes de la década actual, la fuerza laboral debería aumentar un 1,0% y la productividad debería aumentar al menos un 2,5% y tal vez hasta un 3,5% si viéramos el escenario de los felices años 2020. Esto daría como resultado un crecimiento del PIB real del 3,5% al 4,5%. De hecho, se trata de un pronóstico conservador, dado que durante los tres auges anteriores del crecimiento de la productividad, los máximos de cinco años oscilaron entre el 3,0% y el 4,1% (gráfico 2).

image 1

Una vez más, sobre una base anualizada de cinco años, el crecimiento de la productividad tocó suelo en el 0,6% durante el cuarto trimestre de 2015. Aumentó al 1,9% durante el período de cinco años hasta el cuarto trimestre de 2023. Entonces, en nuestra opinión, el auge del crecimiento de la productividad ha estado en marcha desde finales de 2015 y ha vuelto a una trayectoria ascendente después de un período volátil con un gran movimiento alcista y luego un gran descenso durante la pandemia.

(2) Productividad en 2023. El año pasado comenzó con una caída del 0,8% (trimestral intertrimestral) en la productividad de las empresas no agrícolas durante el primer trimestre (Fig. 3). Sin embargo, a esto le siguieron ganancias del 3,5% durante el segundo trimestre, del 4,9% durante el tercer trimestre y del 3,2% durante el cuarto trimestre. En términos interanuales, la productividad aumentó un 2,7% durante el cuarto trimestre. La tasa de crecimiento promedio histórica desde el primer trimestre de 1947 es del 2,1% (Fig. 4). El crecimiento de la productividad ha regresado con fuerza.

image 2

image 3