Unknown

Brett N. Steenbarger, Ph.D. es profesor de psiquiatría y ciencias del comportamiento en SUNY Upstate Medical University. Compagina su actividad docente con la de entrenador de gestores de hedge funds y traders profesionales. Brett es autor de varios libros sobre psicología enfocada en el trading: The Daily Trading Coach (2009), Trading Psychology 2.0 (2015) y Radical Renewal (2019), entre otros. Su experiencia en los mercados financieros comenzó a finales de la década de 1970.
Brett N. Steenbarger / SUNY Upstate Medical University

 

El primer artículo de esta serie analizó cómo uno de los mayores desafíos para nuestra psicología del trading proviene de no recorrer el proceso de desarrollo de la experiencia. Con demasiada frecuencia, los traders arriesgan su capital antes de haber pasado adecuadamente por un proceso de aprendizaje basado en la práctica consciente.

En muchos campos de rendimiento, ese proceso de aprendizaje continúa a lo largo de la carrera. Tan pronto como un cirujano domina las técnicas quirúrgicas, aparecen nuevos enfoques quirúrgicos (microcirugía, cirugía robótica) que prometen mejores resultados. Eso significa que los médicos siempre participan en la educación continua, actualizando y mejorando sus habilidades.

De manera similar, en los negocios, los intereses, necesidades y demandas de los consumidores cambian constantemente. A medida que la tecnología cambia, lo que los consumidores querían ayer (automóviles de alto rendimiento) termina siendo muy diferente de lo que quieren hoy (motores eléctricos) y mañana (vehículos autónomos guiados por IA). El negocio exitoso, por lo tanto, siempre se reinventa a sí mismo.

Los mercados financieros están en constante cambio, y eso significa que cualquier “ventaja” única en el trading no puede ser permanente. Una serie de tiempo estacionaria es aquella que es relativamente estable con una media y una desviación estándar constantes. Los lanzamientos de una moneda justa forman una serie de tiempo estacionaria. Hace poco le pregunté a ChatGPT4 si las series de tiempo financieras en el mercado de valores son estacionarias y la respuesta, en parte, fue:

“No, las series de tiempo del mercado de valores generalmente no son estacionarias. La estacionariedad se refiere a una serie de tiempo que exhibe propiedades estadísticas constantes a lo largo del tiempo, como una media constante, una varianza constante y una estructura de autocovarianza constante. En el contexto del mercado de valores, los precios y los rendimientos tienden exhibir un comportamiento no estacionario.

Los precios del mercado de valores a menudo muestran tendencias, lo que significa que tienden a aumentar o disminuir con el tiempo. Además, los rendimientos del mercado de valores suelen exhibir un agrupamiento de volatilidad, donde los períodos de alta volatilidad son seguidos por períodos de baja volatilidad, y viceversa. Estas características violan el supuesto de estacionariedad”.

Lo que esto significa en la práctica es que los patrones exhibidos por el mercado en un momento determinado pueden ser muy diferentes de otros momentos. Cualquier “setup” de trading que funcionó en el pasado reciente no tiene garantía de funcionar en el futuro. Los volúmenes cambian a medida que cambian los participantes del mercado. Eso altera la volatilidad y las tendencias. Al igual que el cirujano o la persona de negocios, el trader con éxito tiene que reinventarse para encontrar nuevas fuentes de “ventaja”. La incapacidad de detectar los cambios del mercado y adaptarse a ellos es uno de los mayores desafíos para nuestra psicología del trading. En tales casos, no es simplemente que nuestra psicología socave nuestro trading. Nuestra incapacidad para reconocer los cambios del mercado crea nuestras pérdidas, y eso socava nuestra psicología.

Muchos traders basan su ventaja en un conjunto particular de condiciones del mercado: tendencia, impulso, movimiento alcista o bajista, etc. Esto hace que estos traders sean inherentemente vulnerables. La ventaja real en los mercados financieros es la capacidad de detectar cuándo cambian los mercados e identificar la naturaleza de ese cambio. Demasiados traders simplemente etiquetan los mercados como “direccionales” o “laterales”. Ganan dinero en los mercados direccionales y pierden dinero en el lateral. Este ha sido el caso recientemente entre muchos traders del mercado de valores.

Una visión más prometedora es que hay al menos tres tipos de mercados: tendencia, ciclo y rotación. A menudo es el mercado rotativo el que parece agitado e imposible de operar. Sin embargo, si reconocemos la naturaleza de la rotación, entonces podemos negociar tendencias y ciclos en los sectores de mercado más fuertes y más débiles. (Considere las acciones tecnológicas y las acciones inmobiliarias en el mercado reciente, por ejemplo). En el mercado rotacional, tenemos que mirar debajo del capó para ver qué se negocia en patrones coherentes. Eso podría señalarnos las acciones de AI; podría apuntarnos a las acciones de la banca regional. En otros macromercados (FX, tasas, materias primas), las condiciones de rotación podrían llevarnos a negociar en términos relativos en lugar de directamente (crudo West Texas Intermediate largo frente a crudo Brent corto, por ejemplo) o spreads dentro de una clase de activo determinada (negociación formas de la curva de rendimiento en las tasas, por ejemplo).

Un enfoque de éxito para el trading no buscaría primero tendencias o giros. Buscaría condiciones de estacionariedad. Primero identificaríamos lo que se está operando de manera significativa. Ni uno de cada diez traders hace eso. Buscan *sus* tipos de mercados e imponen su significado sobre lo que están negociando. Ese es un terreno fértil para la agitación emocional.

Debido a que los mercados están en constante cambio, debemos ser siempre flexibles. Así como un equipo de fútbol ajusta su ofensiva a las condiciones del campo y la defensa a la que se enfrentan; Así como un restaurante ajusta su menú para adaptarse a una nueva generación de comensales jóvenes, tenemos que ajustar nuestro trading frente a mercados que a veces se negocian en tendencias, a veces en ciclos y, a veces, en forma rotativa.

Una mentalidad abierta y flexible está mejor posicionada para ser una mentalidad positiva.