Por tanto, tómame y átame al travesaño hasta la mitad del mástil; átame mientras estoy de pie, con un lazo tan fuerte que no pueda romperlo, y ata los extremos de la cuerda al mástil. Si te suplico que me liberes, átame con más fuerza aún “. -Homero, La Odisea

En la Odisea, Circe, la hija del dios del sol Helios, advierte a Odiseo que se mantenga alejado de las sirenas, cuyas hermosas canciones atraen a los aventureros a la muerte. Ella le advierte que debe tapar con cera los oídos de su tripulación para que no puedan ni siquiera escuchar a las sirenas. Pero a Ulises, ella le aconseja que esté atado al mástil del barco para que pueda escuchar la gloria de sus canciones, mientras permanece a salvo.

Al intentar pronosticar el crecimiento, los inversores se enfrentan a un dilema similar. En esta serie de artículos, explicaremos cómo usamos un conjunto de técnicas similares a las de la Odisea para que podamos aventurarnos entre el glorioso potencial de las empresas de alto crecimiento, mientras evitamos caer en trampas sufriendo pérdidas devastadoras.

Invertir tiene que ver siempre y solo con el futuro. Cuando realiza una inversión en una empresa, obtiene un derecho sobre los flujos de caja futuros de esa empresa. El problema clave de la inversión es que no existen oráculos en la vida real a los que poder consultar y, por lo tanto, el futuro es intrínsecamente impredecible.

En este análisis de ED YARDENI, se muestran las estimaciones históricas del crecimiento de las ganancias del S&P 500. Anualmente, se ven las estimaciones que se emitieron por primera vez un año antes hasta la estimación final al final del mismo. Por ejemplo, si observa la línea azul claro que representa el año 2011, puede ver que a partir del 1 de enero de 2010, los analistas esperaban que la tasa de crecimiento de las ganancias de 2011 fuera de alrededor del 22%. Pero cuando terminó 2011, el crecimiento real llegó a solo el 15%.

pastedGraphic.png
(Fuente: INVESTIGACIÓN YARDENI )

En general, las estimaciones iniciales fueron demasiado altas y los analistas redujeron sistemáticamente sus pronósticos de crecimiento a medida que se acercaba el futuro. Las dos principales excepciones a esta tendencia de los analistas a ser demasiado optimistas sobre el crecimiento fueron 2010 y 2021. Ambos años se dieron justo después de una recesión y, en ambos casos, los analistas fueron demasiado pesimistas porque no se percataron de la inminente inflexión de la economía. El aumento en las estimaciones de ganancias de 2018 fue una anomalía causada por el cambio en la tasa del impuesto corporativo, que hizo que los analistas aumentaran sus estimaciones, pero solo después de que se aprobara la nueva ley tributaria. Cada dos años, las expectativas de crecimiento dadas inicialmente demostraron ser demasiado optimistas.

El gráfico muestra que los inversores como grupo tienden a ser demasiado optimistas sobre el crecimiento, excepto cuando la economía está saliendo de una recesión, momento en el que los inversores terminan siendo inútilmente pesimistas.

La inversión de valor tradicional selecciona acciones que se negocian a valoraciones económicas basadas en resultados financieros históricos o actuales. Este enfoque general tuvo mucho más éxito que la inversión en crecimiento durante mucho tiempo. Esto se debió principalmente a que resultó que asumir que el futuro sería muy parecido al pasado era un enfoque más preciso para la previsión que el enfoque demasiado optimista (marcado por un pesimismo general excesivo) utilizado por los inversores en crecimiento.

Pero la inversión de valor tradicional ha tenido un rendimiento inferior a la inversión de crecimiento durante las últimas dos décadas. Resulta que una era caracterizada por el auge del Internet global, una crisis financiera mundial y una pandemia mundial fue … diferente. El futuro resultó no ser como el pasado y los inversores con visión de futuro fueron bien recompensados por reconocer esto mientras estaba sucediendo.

Pensamos que todos los inversores, incluso aquellos que pretenden no hacer previsiones, hacen previsiones implícitas o explícitas cada vez que deciden comprar o vender o incluso simplemente comprar una acción. Debido a que la propiedad de una acción es tan valiosa como el poder de ganancias futuras de la empresa en cuestión, todos los inversores, incluso aquellos que asumen de manera simplista que el futuro será como el pasado, deben hacer juicios sobre el futuro.

La inversión de valor requiere pronosticar el futuro tanto como lo hace la inversión de crecimiento. La diferencia es que la inversión tradicional en valor asume implícitamente que el futuro será similar al pasado, lo que todavía es un pronóstico. De esta manera, el inversor de valor tradicional actúa de manera muy similar a los hombres de Ulises. Al “llenarse los oídos con cera”, buscan protegerse de los cantos de sirena del crecimiento.

Pero a pesar del sólido comportamiento relativo de los inversores en crecimiento en las últimas décadas, escuchar los cantos de sirena de la inversión en crecimiento puede ser extremadamente peligroso. Los inversores que hacen pronósticos explícitos de un rápido crecimiento para las empresas en las que invierten corren el riesgo de verse atraídos a sufrir pérdidas devastadoras si esos hermosos pronósticos resultan ser un espejismo.

Por lo tanto, la pregunta que se plantea a los inversores no es si deberían pronosticar el crecimiento futuro (o la falta del mismo) del poder de las ganancias corporativas. Más bien se trata de cómo deberían hacer los inversores esas previsiones sin ser demasiado optimistas ni ignorar ingenuamente el potencial de crecimiento.

Como ha dicho Warren Buffett, “el crecimiento es siempre un componente en el cálculo del valor, que consiste en una variable cuya importancia puede variar de insignificante a enorme y cuyo impacto puede ser tanto negativo como positivo”. Por lo tanto, independientemente del enfoque de inversión que utilice, el crecimiento futuro de una empresa es una variable clave para impulsar los resultados de la inversión. Esto es cierto si está comprando acciones de alto crecimiento o acciones de bajo crecimiento. Es cierto tanto si hace pronósticos explícitos de crecimiento a largo plazo como si no hace ningún pronóstico explícito de crecimiento.

Pero si bien el crecimiento futuro es muy difícil de predecir, los inversores pueden adoptar un enfoque probabilístico para pronosticar el crecimiento. Este enfoque reconoce la falta de certeza sobre el futuro, sin pretender ingenuamente que no se pueda saber nada sobre el futuro.

En el resto de esta serie, exploraremos las herramientas y enfoques que usamos para hacer pronósticos probabilísticos sobre el crecimiento futuro.

Captura de pantalla 2021 10 15 a las 7.58.52

Ensemble Capital es una firma de inversión ubicada en Burlingame, CA, a medio camino entre San Francisco y Silicon Valley. Creada en 1997. Administra actualmente 1,64 mil millones de dólares aproximadamente.
Ensemble / ensemblecapital.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *