• Volatilidad. Todos la miramos cuando vamos a analizar un activo. De hecho, esta suele ser una medida usada para entender el riesgo que un activo o sistema muestra. Pero ¿de verdad es una medida fiable para medir el riesgo? Jack Schwager, en exclusiva para Hispatrading Magazine, nos habla de ello. Seguro que comienza a pensar de modo diferente.
  • El artículo “Apuntes sobre el riesgo y trading” se ha publicado en Hispatrading Magazine nº42.

Este es un tema muy amplio, tanto que hablaré de él en una serie de artículos. En este, me centraré en la validez y la aplicabilidad del uso de la volatilidad como medida de riesgo. En el segundo artículo, consideraré medidas de riesgo alternativas, y diría que superiores. Finalmente, en el tercer artículo, me enfocaré en medir (y controlar) el riesgo futuro en lugar de medir el riesgo pasado. Dado que la medición del riesgo es igualmente pertinente tanto para los traders como para los inversores, utilizaré ambas perspectivas en los dos primeros artículos. 

Volatilidad” es el término laico utilizado para referirse a una medida estadística: la desviación estándar.

“Volatilidad” es el término laico utilizado para referirse a una medida estadística: la desviación estándar. Muchos lectores conocerán la definición matemática de la desviación estándar, pero para aquellos que no, piensen en la desviación estándar como una medida de cómo son los retornos variables. Cuanto más generalizados sean los retornos al rededor del rendimiento medio histórico, mayor será la desviación estándar. Para proporcionar un sentido tangible de la desviación estándar, le pongo un ejemplo. Suponga que los rendimientos se distribuyen normalmente (un supuesto simplificador conveniente sujeto a muchas excepciones en los mercados). Si encontrara un mercado así, entonces se esperaría que el 95% del tiempo los rendimientos caigan dentro de dos desviaciones estándar del rendimiento promedio (suponiendo que usemos el rendimiento promedio histórico como el nivel de rendimiento futuro esperado). 

Por ejemplo, si un gestor tiene un rendimiento anual promedio del 15% (que se supone que es el rendimiento esperado futuro) y una desviación estándar del 5%, habría una probabilidad del 95% de que el rendimiento anual caiga en un rango entre + 5% y + 25%. Si otro gestor también tiene un rendimiento anual promedio del 15% pero tiene una desviación estándar del 20%, el rango de probabilidad del 95% para el rendimiento se ampliará a -25% y + 55%. Se supone que ambos gestores tienen el mismo rendimiento esperado, pero hay más incertidumbre, en el nivel de retorno, para el gestor con una desviación estándar más alta.

La volatilidad (es decir, la desviación estándar) a menudo se considera sinónimo de riesgo. Una confusión que se encuentra en el corazón de la mala medición del riesgo.

Es importante comprender que la desviación estándar mide la variabilidad en los rendimientos y no necesariamente refleja el riesgo de perder dinero. Piense, por ejemplo, en un fondo que perdió un 1.0% mensualmente. Dicho fondo tendría una desviación estándar de 0.0 porque no hay variabilidad en los retornos, pero tendría la certeza absoluta de perder dinero. Este peculiar ejemplo lo comentó Milt Baehr, cofundador de Pertrac, en una conversación que tuvimos hace años.

 

La volatilidad (es decir, la desviación estándar) a menudo se considera sinónimo de riesgo. Una confusión que se encuentra en el corazón de la mala medición del riesgo. La volatilidad es solo una parte de la imagen del riesgo, la parte que puede cuantificarse fácilmente, lo que sin duda es la razón por la que se usa comúnmente como una medida del riesgo. Sin embargo, una evaluación integral de riesgos también debe considerar y sopesar los riesgos ocultos (o de eventos), especialmente dado que estos riesgos pueden ser más importantes.

La confusión entre volatilidad y riesgo a menudo lleva a los inversores a equiparar los fondos de bajo riesgo con los fondos de baja volatilidad.

La confusión entre volatilidad y riesgo a menudo lleva a los inversores a equiparar los fondos de bajo riesgo con los fondos de baja volatilidad. La ironía es que muchos fondos de baja volatilidad en realidad pueden tener un riesgo más elevado que los fondos que tienen una alta volatilidad. 

Las mismas estrategias, que están más expuestas al riesgo de eventos (por ejemplo, volatilidad corta, crédito largo), también tienden a ser rentables la gran mayoría de las veces. Mientras no ocurra un evento adverso, estas estrategias pueden seguir adelante con NAVs en constante aumento y movimientos negativos a la baja. Mostrarán baja volatilidad (en relación con el rendimiento) y parecerán de bajo riesgo. Pero el hecho de que no se haya producido un evento adverso, durante el historial, no implica que el riesgo no exista.

Otro ejemplo. El Fondo A que emplea una estrategia de venta de opciones out de money o fuera de dinero. Salvo bruscos y grandes movimientos, el fondo cobrará una prima por las opciones que expiran sin valor y serán rentables. El historial estará dominado por un gran porcentaje de meses rentables y una volatilidad relativamente baja, proporcionando una apariencia de rentabilidad constante y bajo riesgo. Pero, ¿esta aparente volatilidad realmente implica un bajo riesgo? ¡De ningún modo! En caso de que el mercado sea testigo de una caída repentina y grande de los precios, el riesgo explotaría. Entonces, en esta estrategia, cuanto mayor sea el movimiento adverso del precio, mayor será la exposición. La antítesis perfecta de una estrategia de bajo riesgo.

El comportamiento de las inversiones, vulnerables al riesgo de eventos, opera en dos estados radicalmente diferentes: la fase predominante cuando las condiciones son favorables y una fase esporádica cuando ocurre un evento adverso. Es una locura estimar las características generales de rendimiento en base a solo una de estas fases. 

Asumir que la baja volatilidad implica que un fondo es de bajo riesgo es como asumir que un lago en Maine (Estado situado más al norte de los Estados Unidos de América) nunca se congelará en función de las lecturas diarias de temperatura tomadas solo durante el verano.

Las estrategias de trading pueden incorporar tanto baja volatilidad como alto riesgo. Las estrategias que caen en ambas categorías tendrían las siguientes características:

  • La estrategia tiene una alta probabilidad de retorno moderado y una pequeña probabilidad de grandes pérdidas.
  • El historial de la estrategia se superpone a un entorno de mercado favorable para el enfoque particular.
  • No hubo eventos de estrés importantes para la estrategia durante el historial disponible.

Mi intención es advertir que la baja volatilidad no implica necesariamente un bajo riesgo. Sin embargo, no tengo la intención de sugerir que una baja volatilidad implique un alto riesgo. Por supuesto, algunas estrategias de baja volatilidad también serán de bajo riesgo. La clave es determinar la razón de la baja volatilidad. Si la baja volatilidad se puede atribuir a una estrategia que supone una compensación de ganancias moderadas frecuentes, a cambio de un riesgo de grandes pérdidas ocasionales (por ejemplo, vender opciones fuera de dinero, apalancar posiciones de crédito largas, etc.), entonces la evaluación del riesgo debe incorporar las implicaciones de un evento adverso. Incluso si no ocurrió durante el historial disponible. 

Sin embargo, si la baja volatilidad se puede atribuir a una estrategia que emplea un riguroso control de riesgos, por ejemplo, una disciplina de gestión de riesgos que limita las pérdidas a un máximo de 0.5% por operación, entonces la baja volatilidad sí puede reflejar correctamente un bajo riesgo.

No solo la volatilidad, como se mide típicamente por la desviación estándar, a menudo subestima drásticamente el riesgo en circunstancias en las que se aplican riesgos ocultos. En algunos casos, la volatilidad también puede exagerar significativamente el riesgo. Algunos gestores persiguen una estrategia que reduce las pérdidas, pero permite grandes ganancias. Considere el Fondo B en el que el gestor compra opciones fuera de dinero en momentos en que se anticipa un gran movimiento de precios. La pérdida, en estas operaciones, se limitaría a la prima pagada, pero la ganancia sería supuestamente ilimitada. Si, a fin de cuentas, el gestor logró entrar en el momento exacto en estas operaciones, el historial podría reflejar una alta volatilidad debido a las grandes ganancias. Sin embargo, el riesgo se limitaría a la pérdida de la prima de la opción. En efecto, el historial del gestor exhibiría alta volatilidad y un bajo riesgo.

Es importante enfatizar que el Fondo B que se acaba de describir no es el inverso del Fondo A discutido anteriormente, que constantemente vendió opciones fuera de dinero. La estrategia opuesta de comprar constantemente opciones fuera de dinero podría tener pérdidas mensuales limitadas, pero ciertamente sería propenso a grandes pérdidas acumuladas a lo largo del tiempo, debido al potencial de pérdidas consecutivas durante muchos meses. Además, dado que los vendedores de opciones lo hacen como si fueran seguros (contra los movimientos de precios), es razonable suponer que ganarán alguna prima por asumir este riesgo. 

Durante amplios períodos de tiempo, es probable que los vendedores de opciones obtengan alguna ganancia neta (a expensas de asumir una gran exposición al riesgo), lo que implica un rendimiento negativo neto esperado para compradores consistentes de opciones. Para que una estrategia de opciones en largo tenga éxito, así como para exhibir pérdidas limitadas a lo largo del tiempo, el gestor debe tener cierta habilidad para seleccionar los momentos en los que se deben comprar las opciones (en lugar de comprar constantemente opciones).

En algunos casos, la volatilidad también puede exagerar significativamente el riesgo. Algunos gestores persiguen una estrategia que reduce las pérdidas, pero permite grandes ganancias.

Por lo tanto, una alta volatilidad no es un indicador seguro de un riesgo elevado. No lo es porque con frecuencia el historial de volatilidad podría ser bajo, pero la estrategia es vulnerable a riesgos de eventos sustanciales que no ocurrieron durante la vida útil en que se analizaron los datos (es decir, existen riesgos ocultos). Y tampoco es un indicador suficiente porque, en algunos casos, una alta volatilidad puede deberse a tener grandes ganancias, mientras que las pérdidas podrían estar controladas.

La volatilidad es más útil como indicador de riesgo para estrategias de trading altamente líquidas. Por ejemplo, para estrategias largas / cortas en mercados como futuros, FX y acciones de capitalización mediana a grande la volatilidad elevada generalmente será un buen indicador del riesgo, en el sentido de que habrá una fuerte correlación entre la volatilidad y máxima pérdida durante cualquier período especificado. Pero incluso para este tipo de estrategias, la volatilidad puede ser engañosa porque la alta volatilidad podría deberse a ganancias descomunales en lugar de pérdidas descomunales. Esta característica de volatilidad subyace a la principal debilidad del ratio Sharpe. La medida de rendimiento / riesgo más utilizada, que se define como el rendimiento promedio en exceso del rendimiento libre de riesgo dividido entre la desviación estándar.

jackschwager small 1 

Jack Schwager es uno de los autores con mayor prestigio internacional. Ha trabajado en algunas de las principales firmas de Wall Street y durante más de 30 años ha escrito varios de los artículos y libros con mayor popularidad en la industria de los hedge funds y trading en futuros. Algunos de sus proyectos más conocidos han sido su saga “Markets Wizars”, en la que ha entrevistado a los principales traders de la industria o fundseeder.com, una plataforma enfocada en buscar nuevos talentos de la inversión.
Jack Schwager / jackschwager.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *